Cuando un servicio de transporte va un paso más allá y afecta a la vida humana

2019-09-09 Noticias

Este es el caso de un equipo de la Universidad norteamericana de Maryland, donde se ha llevado a cabo el primer transporte de un órgano humano para un trasplante. Este proyecto piloto se ha llevado a cabo con la ayuda de un dron, el cual realizó un vuelo de ocho minutos sobre la ciudad de Baltimore.

El objetivo de esa iniciativa es mejorar la rapidez y calidad de los servicios de transporte usando drones en servicios críticos, donde la velocidad y las condiciones de temperatura son, entre otros, elementos clave que definen el éxito del trabajo.

Actualmente, este tipo de servicios se realiza mediante desplazamientos aéreos muy complicados y costosos, ya que es necesaria la utilización de helicópteros y de helipuertos para transportar y recibir este tipo de mercancía vital.

Para llevar a cabo esta misión, el equipo encargado utilizó un dron, que transportó un riñón sobre una zona con gran densidad de población. Para proteger y mantener en óptimas condiciones este órgano, se preparó un cofre especialmente diseñado para ello, y se dotó al dron de una serie de sensores avanzados, que permitieron controlar y monitorizar a distancia la temperatura, humedad, presión y otros parámetros esenciales.

El proyecto se realizó con éxito y sus responsables pusieron de manifiesto la necesidad de que este tipo de iniciativas sean una realidad en un futuro no muy lejano. Según afirmaron, el uso de los drones para el transporte de órganos humanos para trasplantes es el paso definitivo para incrementar al máximo la velocidad en procesos vitales.

De hecho, según asegura el equipo que ha desarrollado esta iniciativa, es la vía que mejorará las condiciones de acceso a los órganos y la seguridad de todo el proceso, con el fin último de optimizar en todos los niveles las condiciones de este tipo de intervenciones quirúrgicas y, en definitiva, la salud de los pacientes. ¡Bravo!