E-commerce: qué es y qué retos y desafíos presenta para la cadena logística

2017-05-29 Noticias

Según el Ministerio de Industria, en 2016 el 40% de los españoles efectuó una compra electrónica todos los meses y el volumen de facturación por e-commerce alcanza ya los 2.000 millones de euros mensuales. Es evidente que el comercio electrónico está en aumento. Si cambian las formas de consumo, también cambian las formas en que éste se desarrolla. Los nuevos hábitos de compra inciden sobremanera en el proceso logístico que se pone en marcha desde que el consumidor hace click en su dispositivo hasta que llega a sus manos.

Hay más datos. El 43% de la superficie logística de nueva contratación en 2016 en Barcelona se dedicó a actividades de comercio electrónico, por delante de Madrid, que a penas alcanzó el 12%. Es indudable que, con esta nueva realidad, llegan también grandes retos y desafíos para el sector logístico, tanto desde el punto de vista del almacenaje, la distribución o los sistemas informáticos necesarios para completar la cadena logística con éxito. Tanto es así que, desde la UNO, patronal de la logística y el transporte, se reconoce la necesidad de “dar una vuelta de tuerca a todo el engranaje logístico”.  

Qué es el e-commerce y qué modelos de negocio presenta

Si nos preguntasen qué es el comercio electrónico seguro que todos sabríamos dar con la respuesta correcta. Aquella transacción de compraventa que se realiza, exclusivamente, por Internet (sean productos, bienes o servicios). Entre sus ventajas, indudablemente, destacan: la posibilidad de efectuar la compra durante las 24 horas del día y los 365 días del año (no hay fronteras temporales); llegar a un número de clientes potenciales inasumible por el comercio tradicional (no hay fronteras espaciales); y la reducción de costes.

De la misma manera que el comercio tradicional presenta sus variedades (no es lo mismo comprar en una tienda de proximidad que en un gran superficie o en un centro comercial), también encontramos diferentes modelos de negocio en el comercio electrónico. Así, en función de cuál es nuestro cliente potencial, encontramos cinco modalidades de e-commerce:

  1. Del consumidor a la empresa (C2B). Es la transacción de compraventa que se efectúa entre consumidores y empresas. En este caso son los consumidores quienes ofrecen sus servicios. Ejemplo. Producto ofrecidos por un particular a través de su blog .

  2. Entre consumidores (C2C). Particulares que realizan la compraventa entre ellos. Ebay, pero también apps como Wallapop.

  3. De la empresa al consumidor (B2C). El modelo más habitual. Engloba a la mayoría de tiendas, comercios electrónicos que venden directamente a particulares.

  4. Entre empresas (B2B). Este modelo de negocio de comercio electrónico se da entre relaciones entre fabricantes y distribuidores.

  5. De la empresa a un organismo público (B2G). En esta variante es una institución pública quien ejerce de comprador a una empresa privada.

El desafío final: informatización, almacenaje y entrega

En el momento en que se produce la compra electrónica se pone en marcha una intensa cadena de logística en el que la inmediatez y la eficacia en la entrega se convierten en las máximas de toda empresa de logística. Es aquello que se conoce en el sector como “el reto de la última milla” y que está próxima semana reunirá a especialistas del sector en el encuentro eDelivery Barcelona.

Apostar por la informatización

El uso de un sistema de información logístico es clave para garantizar el éxito de la cadena logística. Optimiza la gestión de stock en el almacén y facilita el control de los tiempos de entrega en cada una de las fases del proceso. Especialistas del sector apuestan por la total informatización en la ya mencionada última milla, con el objetivo de recurrir a tecnología de predicción para delimitar la mejor coordenada temporal que asegure la entrega (en la actualidad, las cifras de clientes ausentes en el momento de la entrega son del 15%). ¿Beneficios? Tendremos un cliente informado durante todo el proceso de entrega en qué estado está su pedido.

El almacenamiento perfecto

Mayor volumen de demanda y de mayor variedad de productos, requiere un control exhaustivo del almacén y de cada uno de los procesos que en él tienen lugar. Desde el picking (recogida de producto) hasta el packing (embalaje y etiquetaje). Más allá de las transacciones habituales, uno de los grandes retos para los almacenes de las empresas de logística se produce en aquellos momentos en los que tiene lugar un incremento de la demanda (campaña de Navidad, Black Friday, Cyber Monday…). El incremento de la demanda exige mayor capacidad y control de almacenamiento, y también mayor personal para cumplir con los plazos de entrega.

Entrega

La entrega en el menor tiempo posible es uno de los grandes retos a los que se enfrenta las empresas, más aún cuando los grandes distribuidores ofrecen servicios de entrega ultra rápidas en una o dos horas. Más allá del debate existente en el sector de quién ha creado esta demanda de inmediatez (¿el mercado o el cliente?), las empresas de logística se enfrentan al desafío de atender los plazos de entrega sin demora. Es aquí donde tiene cabida la logística de proximidad, si bien sólo resulta eficiente en pedidos pequeños.

Si la eficiencia y rapidez son una máxima fundamental de la entrega, también son unos valores imprescindibles en la llamada logística inversa: las devoluciones. Problemas en la devolución, implican un cliente insatisfecho y que, probablemente, no elija nuestra empresa para su operación.

Si necesita solicitar un servicio de e-commerce, en LOGISTOCK estaremos encantados de ayudarle. ¿Lo mejor? Aseguramos un plazo de entrega de 24 horas. ¡Contáctenos!